Intervención de la nueva web de Ciencia y Caza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Intervención de la nueva web de Ciencia y Caza

Mensaje  TEORICO el Vie Nov 04, 2011 9:34 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
La intervención que tuve y que se transcribe aparte de poneros el link, parece que ha tenido una respuesta temerosa por parte del administrador. Uno piensa que quizás existan poderosos intereses económicos de las aseguradoras de los daños (enorme volumen dinerario de contratación de pólizas), que podrían desaparecer si los daños los pasara a pagar la administración

Artículo del Administrador de Ciencia y Caza

Cada vez son más frecuentes las noticias en diferentes medios de comunicación en relación con los daños producidos a la agricultura y ganadería por la fauna silvestre, en la mayoría de los casos por especies cinegéticas.

¿Quién no ha oído hablar en los últimos meses de los problemas que tienen los payeses catalanes con los jabalíes, los viticultores alicantinos con los arruís, los agricultores manchegos con los conejos o los ganaderos castellano - leoneses con el lobo?

Las preguntas que surgen ante esta situación son diversas: ¿por qué aparecen?, ¿qué se puede hacer para evitarlos o, al menos, minimizarlos?, ¿quién es el responsable? Todas ellas de respuesta compleja y, en la mayoría de las ocasiones, relacionadas entre sí.

Por una parte podemos mencionar el abandono del medio del medio rural, la ausencia de una gestión adecuada, a veces por los propios cazadores pero, otras muchas, por las restricciones establecidas por la administración (con criterios difíciles de entender). Por la otra encontraríamos la dinámica poblacional de las especies que causan estos daños y las consecuencias en otras especies que comparten los mismos ecosistemas.

Para ir por orden, tendríamos que decir que los daños aparecen porque se da, al menos, una de las siguientes circunstancias en un entorno concreto: un exceso de ejemplares de una o varias especies, una escasa gestión de las mismas y unas condiciones ambientales que propician los cambios en los hábitos de los animales. Así, por ejemplo, una especie como el conejo de monte en un buen año, con alimento abundante en primavera y si las enfermedades lo respetan, puede aumentar sus poblaciones de forma exponencial hasta cifras verdaderamente elevadas. Si además en ese ecosistema los predadores y la presión cinegética no son capaces de contrarrestar ese crecimiento excesivo y el verano es prolongado y seco, como el que acabamos de terminar, que hace que el alimento en zonas de monte y matorral escasee, los animales se desplazarán a campos cercanos para intentar encontrar su sustento. La situación se agrava cuando los únicos cultivos que encuentran son de elevado valor como los viñedos o son áreas recién sembradas, causando grandes pérdidas económicas. Este mismo ejemplo se podría extrapolar si hablamos de jabalíes, arruís o ciervos de una forma similar.

En cuanto a la cuestión de qué podemos hacer para minimizarlos, la respuesta pasa, en primer lugar, por confirmar que es verdad que las poblaciones son excesivas o están desequilibradas. Si es así, tendremos que actuar a corto plazo y a nivel local mediante la caza directa de esos excedentes y la administración deberá emitir las autorizaciones oportunas de una forma diligente, complementando esta actividad con el uso de otras herramientas como repelentes y dispositivos sonoros que protejan los cultivos. Tampoco debemos olvidar hacer una adecuada gestión a medio y largo plazo, sobre todo para prevenir que esta situación surja. Para ello hay que actuar en temporada de caza y también después, intentando equilibrar las poblaciones, suplementando con agua y alimento cuando es posible para evitar los daños en los cultivos. Cuando se trata de otras especies, como el lobo, la gestión se complica por su situación legal, pero es fundamental llegar a un equilibrio sensato: los cazadores debemos cazar lobos, pero los ganaderos tienen que proteger a sus rebaños, la administración tiene que otorgar los permisos oportunos y los ecologistas tiene que adoptar una posición “realista” y lejos de medidas “extravagantes” que garanticen la adecuada gestión.

Por último, tendríamos que responder a la cuestión de quién es el responsable de los daños y, según la normativa vigente, la respuesta parecería clara, “el titular de los terrenos”. Sin embargo, este hecho está llevando a la ruina a muchas sociedades de cazadores, sobre todo en lo que a siniestros en carretera se refiere y habría que matizarla mucho, porque cuando jabalíes, ciervos o conejos causan daños y la administración limita los cupos y las fechas de caza, quizás la responsabilidad sería ya diferente.

En cualquier caso debemos rechazar la posición que muchas veces plantean los medios de comunicación al decir, cuando se cazan conejos, jabalíes o lobos, que los cazadores son asesinos, exterminadores y otros adjetivos del estilo. No en vano, cuando se producen los daños son los cazadores los que deben hacerse cargo de los mismos o se les exige que cacen hasta acabar con el problema. ¿Y si un año los cazadores se pusieran en huelga?




Comentarios

1. Senén Ramos Alvarez :
25-10-2011 10:32:26 La actual explosión demográfica de las especies corzo y jabalí en varias zonas de España, es un fenómeno ajeno a la acción de los cazadores.
La caza de estas especies, dentro de los cupos permitidos por los planes de aprovechamiento, actúa como control efectivo de las poblaciones. El resto de jabalíes y corzos que no se cazan, forman parte de una biodiversidad patrimonio de toda la sociedad, al igual que cualquier otra especie salvaje.
¿Es justo que las leyes de caza hagan responsables SOLO A LOS CAZADORES de los daños que producen las poblaciones de esas especies no cazadas?

Sería interesante que un grupo de expertos en derecho estudiase la viabilidad legal de que nos impongan una norma que nos hace responsables de algo de lo que no es solo nuestro sino de toda la sociedad.

2. Administrador Ciencia y Caza : 25-10-2011 15:19:50 Estimado Senén,
Tienes razón. En muchos casos, los planes de aprovechamiento no son suficientes para controlar, de forma efectiva, los daños y se suelen conceder menos permisos de los que serían necesarios. Por ésto, los cazadores nos encontramos muy limitados. Sin embargo, posteriormente, de forma paradójica si se nos hace responsable de los daños causados, por ser los titulares de los derechos.
Así, se genera una situación injusta por responsabilizarnos de algo que anteriormente se nos impide controlar, por lo que sería importante revisar la legislación en este sentido. En cualquier caso, algunas normas más recientes, como la última ley de tráfico, en relación con los accidentes causados por especies cinegéticas, incorpora un novedoso concepto de "aprovechamiento diligente de los terrenos cinegéticos", dejando entrever que aquellos cazadores que realicen una adecuada gestión no serán responsables de estos daños, sino, de forma subsidiaria, la administración.
A pesar de todo, aún queda mucho camino por recorrer y queda en manos de los jueces la interpretación de cada situación. Pero sería importante que la Federación o la Oficina Nacional de la Caza actuaran como interlocutores de un colectivo tradicionalmente maltratado por la sociedad.


3. Senén Ramos Alvarez : 25-10-2011 19:03:41 Somos los titulares de los derechos de la cantidad de especies que nos permiten cazar.
No creo que seamos titulares de los derechos de las especies que no cazamos porque hemos cubierto el cupo.
De nada vale que seamos "diligentes" en el aprovechamiento si la Ley dice claramente que somos responsables de los daños producidos por el resto de jabalíes u corzos que no podemos cazar. Esta injusta situación debiera ser recurrida ante los tribunales correspondientes por cuenta de las asociaciones en las que estamos encuadrados. Ahora quieren meternos al lobo como especie de caza y claro, a pagar los daños también.
avatar
TEORICO
MIEMBRO DE HONOR
MIEMBRO DE HONOR

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Unidad e Independencia y Colaboración: sumemos esfuerzos

Mensaje  Admin el Miér Nov 09, 2011 7:07 am

Teórico, ¡enhorabuena por tus dos intervenciones! Como siempre, ¡has puesto el dedo en la llaga!

A los que leais estas líneas, por favor, intentad asociaros registrando vuestra cuadrilla como club en el registro de sociedades; después sería interesante que os integraseis en un asociación más potente para poder, entre todos, hacer fuerza ante lo que se nos viene encima, que no es poco. No sólo hay que ir al monte a cazar, sino que debemos emprender juntos un nuevo camino y proyecto unitario, mediante una asociación que no responda a intereses de aseguradoras, o de la Administración: un ente independiente pero colaborador y sumador, en definitiva, como la Asociación de Clubes e Cazadores de Caza Maior de Galicia para, por un lado, ofrecer una nueva imagen de un cazador responsable, en continua formación para aumentar sus conocimientos y que se preocupa e implica en la preservación de nuestra biodiversidad. Un cazador que concibe la caza como una actividad de interés público y social; en definitiva, un cazador que mima las especies de caza y, mediante la gestión cinegética de su tecor, tiende a que las diferentes poblaciones de las especies de caza mayor, así como las no cazables, sean más equilibradas, minimizando, en la medida de lo posible, epizootias, superpoblaciones, daños a vehículos, a la agricultura y ganadería, etc...

Esta es la web:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Un cordial saludo.

_________________
Cazar no es matar
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.