¿Qué es un buen perro de jabalí?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué es un buen perro de jabalí?

Mensaje  Admin el Lun Jun 06, 2011 10:57 am

¿Qué cualidades debe de poseer un buen perro de jabalí? La cuestión parece simple pero no lo es tanto. Yo la enfocaría desde el punto de vista de cómo queremos cazar al perro; es decir, qué modalidad queremos que el perro practique: suelta o traílla. Dependiendo de esta cuestión, los modos de enseñar a un perro y hacer a un buen perro de jabalí dependerán, en primer lugar, de una buena base genética con la que trabajar y, en segundo lugar, de cómo el amo del perro aplique sus conocimientos para enseñarles y cómo el perro se hace en torno a los mismos.

Me voy a centrar en la modalidad de suelta y no en la de traílla porque aquí, en Ourense, en la mayoría de Tecores sigue siendo la más habitual, aunque parece que, poco a poco, van apareciendo jóvenes trailleros con ganas de hacer buenos perros; si bien es cierto que la mayoría de perros que conozco de este tipo han sido comprados en Asturias.

Los perros de pura raza y que proceden de una buena línea son los ideales para practicar la caza en jauría (no más de diez). En una jauría, lo normal es que haya uno o dos perros limieres o perros punteros; si bien la denominación limier en Italia es muy diferente; ya que se refieren a un perro que atraillado, emplaza el encame de los suidos, y después es soltado, junto con un número reducido de canes, en función de la legislación de la zona en cuestión; porque hay regiones donde limitan el número de perros a soltar. Eses limieres italianos han sido enseñados para seguir el rastro de una especie de ungulado, despreciando el rastro o las demandas de otras especies. Volviendo al tema, como decía, la caza en jauría es muy bonita porque debemos de disponer de un perro puntero; si bien leíamos en famosos libros como "La caza del jabalí" de Georges Lanorville, que las funciones del perro llamado ventor es lo que hoy conocemos como acercador; es decir, aquel can que busca de modo independiente los rastros y suele ser el primero en dar voz al quieto o parado guiado por su instinto buscador; es decir, que posee una gran iniciativa de búsqueda. Unos ladridos a los que suelen acudir el resto de la jauría y es cuando, ante la presión, puede que se produzca el levante del jabalí: cuestión que diferenciaremos perfectamente por el tono y modulación de la voz de la jauría.

No todo el mundo puede disponer de una jauría (raza pura, no más de diez) de buena línea, por motivos de tipo económico o por lo complejo de conseguir buenas líneas -y digo buenas, porque conozco a muy pocos cazadores que posean buenas líneas de razas puras de perros jabalineros o de caza mayor-; pudiendo también crear equipos muy bien conformados de cruces de sabueso con grifón, que a mi, por lo menos, son los perros que mejor resultado me han dado a lo largo de mis 25 años de montero -entiéndase el que bate monte o el que suelta sus perros en rastro-.

¿Qué es cazar bien al jabalí?
Es tan importante disponer de buenos perros como cazarlos bien. De nada valdrá tener una excelente genética si cazamos mal a nuestros fieles amigos. Es fundamental soltar en rastro reciente. Para ello, el montero ha de saber examinar las huellas ya al alba, en absoluto silencio y a pie, siempre que se pueda. El ruido de motores, conversaciones, etc... pondrán en alerta a los resabiados machos; sobre todo si estamos en una época de mitad de temporada, en la que las reses ya están sometidas a mucha presión y se hallan extremadamente recelosas. El montero bueno de verdad, ha de saber distinguir las huellas de un macho adulto de las de una hembra, así como el número aproximado de animales que desvelan sus "pisadas" a lo largo de su recorrido nocturno. Una vez sepa hacia dónde se encaminan las huellas y dónde entran en la maleza; ha de saber, en función de la época del año, de las condiciones climatológicas y de su conocimiento sobre los querenciosos lugares más típicos de encame, si es probable que los animales se hallen en la mancha a batir. La legislación gallega, al establecer la delimitación y asignación de manchas, nos limita en ocasiones en dicha labor. Un jabalí puede recorrer varios kilómetros en una noche y puede que la mancha que se nos asigne no contenga rastros frescos o que los mismos se salgan de la zona asignada para cazar. En función de todo este tipo de valoraciones los llamados por G. Lanorville "piquers" (el mismo autor nos dice que se cuentan con los dedos de las manos, ya que los buenos no abundan -algo que no ha cambiado a lo largo de los siglos, según afirma Lanorville-), han de regresar al lugar de reunión del grupo de cazadores y comunicarle al responsable las impresiones que han recogido. Es entonces cuando el jefe o responsable de la partida de cazadores toma una decisión. El jefe ha de ser sólo una persona: la que atesora más experiencia y sabiduría, y sus criterios no han de ser cuestionados, sino obedecidos ciega y fielmente. Es este tipo de disciplina fundamental y necesaria para evitar necios individualismos o protagonismos carentes de sentido y riesgos de accidentes.

Los perros han de ser soltados siempre en rastro fresco y el montero no ha de entrar a la maleza, ya que si los perros han sido bien enseñados, son ellos los que dirán dónde están los jabalíes advirtiéndolo con su voz. En el caso de tener que cazar bosques o, mejor dicho, montes con una enorme extensión a batir y con muy poca fuerza de perros, es aconsejable que el montero acuda en ayuda y soporte de su jauría, sobre todo si las reses se hacen fuertes y muestran resistencia a abandonar sus encames: esto suele ocurrir en el caso de hembras con primalones, grandes machos, y/o zonas poco cazadas o molestadas.

Yo recomiendo no soltar más de diez perros juntos y ya son muchos. En ocasiones, se sueltan más porque, por ejemplo, uno de los monteros no haya podido asistir a la cacería, pero para cazar bien soy partidario de soltar 8 ó 10 en cada suelta. Los más jóvenes aprenderán enseguida y mejor de los más veteranos. Esto, sin meternos en concienzudos adiestramientos individuales que trataré en otro post mucho más minucioso en otro momento.

Se aconseja siempre soltar uno o dos perros punteros delante, y al poco tiempo soltar el resto de la jauría en apoyo de los primeros. El espectáculo estará garantizado y así es como se debe cazar siempre al jabalí.

Por último, un buen perro de jabalí es aquel que, una vez soltado en rastro fresco, sigue la primera demanda que le demos y no la abandone por otro tipo de rastros diferentes al primigenio -el bueno-, llega al encame y late a parado con persistencia y tenacidad, acosa con buena y continua voz, vuelve a latir a parado en el caso de que el jabalí se haga fuerte y recule, ladra el rastro de sangre y no se da la vuelta al encontrar la primera, acosa durante un mínimo de 4 ó 5 horas en Otoño - Invierno y vuelve bien a la suelta. Ha de tener buena complexión física, nariz y ser un buen acercador.

Como todo esto es muy matizable iré poco a poco ampliando contenidos.

Saludos.
Admin

_________________
Cazar no es matar
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.