14 de noviembre de 2009

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

14 de noviembre de 2009

Mensaje  Admin el Dom Mar 28, 2010 12:54 am

Los sueños a veces se hacen realidad y hoy mis anhelos se han cumplido. He abatido, como diría mi hermano y uno de los mejores cazadores y monteros que conozco, o gran vacamulo do Bibei. Para mi, un solitario es la pieza de caza mayor reina por excelencia y la más astuta. La que se las sabe todas y la que a veces hace pagar muy cara su vida a costa de la muerte de nuestros más fieles compañeros de fatigas. Siempre he dicho y seguiré afirmando que el mayor mérito y aliado de la Diosa Fortuna, que pone broche final a una estupenda jornada cinegética, lo constituye el abatimiento de un gran solitario, curtido en mil y una batallas, dueño y señor de las más sutiles añazagas y buen conocedor al milímetro de cada rincón de su casa: el bosque... en él nació, vivió y algún día en él ha de llegar su hora y postrar sus huesos: ya sea por su edad, atropellado, por culpa del "acero cobarde" o la muerte más digna: aquella que recibe tras el acoso de una jauría bien enseñada. Este mérito al que hago referencia, no nos engañemos es, en primer lugar, de los valientes canes que, bien cazados y enseñados, han sido capaces, gracias a su coraje, valentía y noble aficción, de lograr arrancar a la bestia de las malezas más impenetrables y escusas; en segundo lugar, del montero que ha criado, cuidado, limpiado, vacunado, mantenido y "hecho" a un buen perro de jabalí o a una buena jauría. En tercer lugar, de la persona que aprieta el gatillo, que es, sin duda, la que pone la guinda de un pastel que nos transmite dulces sensaciones que irradian armonía al grupo y momentos que jamás se olvidarán entre amigos.


Hoy me tocó compartir una jornada venatoria con nuestros amigos de la Cuadrilla "A Sacadilla" de A Pobra de Trives (Ourense). Pedro, uno de los jefes del grupo se ofreció a colocarme en su puesto preferido. "Hace unos meses -me decía- disparamos 46 tiros entre yo y un compañero y abatimos 4 jabalíes y un corzo donde te vas a colocar..." Gestos como este demuestran el talante de una PERSONA -con mayúsculas-. Llevo mi 270 WSMágnum con tan sólo 6 balas, por lo que opto por llevar mi Manlincher / 7 Rem Magnum con visor 1.5-6x42 y 30 BALAS MAS POR SI ACASO.

Domino dos inmensa laderas de bancales de viñedos abandonados divididas por un arroyo. Mi padre se queda en posición alta por encima de mi y yo opto por bajar -tras las indicaciones del postor- unos 300 metros. Diviso 2 "CARREIRAZOS": uno por encima y otro por debajo a unos 50 metros... Debajo de mi tengo un inmenso "Xestal" , por lo que prefiero controlar la entrada al mismo cerquita. Mi intuición y experiencia me dicen que los jabalíes suelen vaciarse "de maleza a maleza por el sitio más corto" -recordando los sabios consejos de un maestro y veterano cazador como MI PADRE: no siempre es así, pero es lo más frecuente.

Pasan las horas... las diez, las once, las doce,... no oigo ni ladras y sí apenas dos disparos cuyos ecos resuenan en la ontananza y que efectuaron los perreros para hacer ruido, con el fin de que se muevan y dejen olor y emanaciones los cochinos que puedan ser cortadas o venteadas por los sabuesos -había llovido la noche anterior en abundancia y los rastros eran escasos-.

Marcos, compañero de nuestra cuadrilla -Ribeira sacra-, anuncia la irrupción de un Capreolus en su puesto a escasos diez metros de su posición. Le indico que deje que se vacíe y que le de para atrás a los perros.

Ya es la una de la tarde... he construido en mi imaginación muchos castillos en el aire durante las últimas horas, imaginándome una y otra vez la irrupción de su fusiforme y fugaz silueta aparecer por ese pequeño portillo entre dos encinas centenarias; pero la relidad del paso del tiempo da al traste con la ilusión y esperanzas de los primeros momentos. Siempre que guardo puesto, procuro no hablar por las emisora más de lo urgente y estrictamente necesario y no bajar la guardia en todo momento ... desde que aposturo y hasta que me recojo por indicación unica y exclusivamente del responsable. Nunca bajar la guardia... correr la vista una y otra vez a la ladera de enfrente... izquierda y derecha... así durante horas. Sabios consejos los de mi padre quien, siempre y desde muy pequeño me decía: "Nunca mires para donde ladran los perros, ladren o no, corre la vista una y otra vez hacia tus dominios..."

Pero como todo en la vida, las ocasiones especiales son excepciones que se cumnplen cuando tienen su momento mágico, instantes que se escurren como gotas de agua entre los dedos, efímeros pero intensos e imborrables, porque jamás se olvidan y se saborean una y otra vez durante años cuando aludimos a ellos en sueños, en conversaciones o, simplemente, cuando nos paramos a reflexionar sobre nuestras andanzas cinegéticas: es la pura esencia de la caza...

LAS 13 Y 45... no se oye ni un perro... miro a la ladera de enfrente. No he colgado el rifle al hombro ni un momento aunque me molestaba el antebrazo por la incómoda postura de tenerlo soportando durante horas. El simple ruido y movimiento de "descolgarlo" podría alertar o hacer desconfiar por el ruido o movimiento al macareno tan pronto apareciese y ... apareció!!!. Lo diviso a unos 250 metros -aprox-, es enorme, negro, con un cabezón blanco y muy bien armado. Se desliza por los bancales con premura, tapándose bien y por el sitio más sucio, entre las dos encinas, justo por donde me lo había imaginado una y otra vez. Mi sueño se había hecho realidad pero debía rematar la faena...

"APLOMO Y SERENIDAD, SON LAS CLAVES PARA ABATIR LA CAZA MAYOR." Palabras de mi padre que jamás olvido y que siempre se me vienen a la mente cuando voy a tirar una res. Me arrodillo suavemente para no ser visto por el bichazo, apoyo los antebrazos sobre un tronco,.. viene hacia "por debajo de mi": ¿PORQUÉ TIRAR, QUÉ PRISA TENGO?... "siempre que la ocasión lo permita, déjalos cumplir, con serenidad...", me decía siempre mi padre... "Hay que dejarlos cumplir"... No pensaba en su tamaño, no... tampoco en si podía fallar, pero ya lo tenía apuntado y sólo me centraba en apuntar y apuntar bien... pasan los segundos y avanza metros... ya está a unos 150 pero no tiro porque se sigue acercando... corro el riesgo de que de un quiebro y se me tape hacia el "regato" pero lo tengo apuntado ¿PORQUÉ IBA A TIRAR?...

Por fin! ahora SÍ!!!!!!!!... está a unos 100 metros y empieza a bajar hacia el arroyo para cruzarlo, apunto al lomo, justo detrás de la cabeza, aprieto el gatillo,y... NO!! lo he fallado -en ese momento justo antes de mi disparo, mi padre que creyó que no lo veía estaba ya presionando el gatillo pero al oír el tiro, alivia la presión del mismo... no lo ve caer y ya cree que lo voy a fallar, porque lo pierde de vista en ese preciso momento y no ha visto acusar el impacto al jabalí-, entretanto, no he bajado el rifle, ahora se presenta ya casi entrando a la maleza a unos 70 metros apunto bien y ... disparo!!!... voltereta impresionante de metro de altura y caída y desplome brutal del macareno que se precipita dos bancales más bajo al borde de la maleza haciendo temblar la tierra. Si llego fallar el segundo, la empresa estaría perdida y mi gozo en el más oscuro pozo pero... ha caído!!!. Muerto!! -exclamo por la emisora- ES GRANDE!!! Mi satisfacción y la de mi padre y compañeros Benigno y Marcos es enorme. Los compañeros de Trives no pueden oír nuestros Walkies pero se lo comunicamos por teléfono. Permanezco atento por si vienen más, pero a los diez minutos me muevo y lo comunico por radio. Hay que "caparlo" y estoy deseando ver al buldofer viviente: a la mole que tantos y tantos sueños me ha robado... poco a poco los canes de Jose Carlos, Pedro, Pepe y la Cuadrilla "A Sacadilla" de Trives, van reamatando la impresionante faena Broche de diamantes, ya no de oro para una jornada redonda

Constitución imponente, navajas impresionantes, muy muy gruesas y amoladeras notables. Es sin duda homologable. "É Un vacamulo"-como diría el ENORME y único javatillo28- pero... la navaja derecha está rota. Creímos en un primer momento que pudiera ser al golpearse tras caer del bancal, pero tras un segundo y concienzudo análisis a cargo de nuestro especial "taxidermista particular", gran amigo y cazador Ledo, es casi seguro que se trate de una lesión antigua por traumatismo a consecuencia de una pelea con otro macho ... Una pena, pero el trofeo para mi, a pesar de ser importante no tiene comparación con el lance y el encuentro y jornada que hemos compartido y disfrutado con estes entrañables amigos de A Pobra de Trives, cuadrilla "A Sacadilla".
Gracias a todos por vuestra caballerosidad, cordialidad, amabilidad y buen hacer.

La clave: serenidad, sangre fría, esperar su momento sin precipitarse ni dejar de apuntar en todo momento, no bajar la guardia en el puesto ni "hasta la una menos cuarto aunque no escuches ladras ni nada de nada por la emisora"y, lo más importante, la inmensa Diosa Fortuna que hoy, por fin, me ha sonreído.

Saludos.
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.