Aguardos de jabalí

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aguardos de jabalí

Mensaje  Admin el Miér Mar 30, 2011 3:18 pm

(Texto: José Miguel Risueño. Fotos: Santiago García M., Alberto Aníbal-Álvarez y Archivo de la web cotodecaza.com)

Marzo es para el aficionado al aguardo un periodo de incógnita, dado que el jabalí está favorecido por las noches ventosas, con un alto nomadeo de la especie, y el propio cazador el que se condiciona por el comportamiento de las guarras gestantes.
buen cochino

Practicar la modalidad del aguardo supone, en la caza mayor, una de las formas más apasionantes de gastar el tiempo venatorio, dado que al perpetuar cada noche la soledad de nuestro silencio nocturno, podemos escuchar y observar hechos o aconteceres que la vida diurna nos brinda, menos aún si nuestra existencia es del dominio urbano. Por esta razón les ofrecemos una serie de consejos para disfrutar de esta apasionante modalidad.

Las marcas del jabalí
Es habitual que el jabalí macho marque más sus pezuñas delanteras que las traseras y que, además, la huella de sus pezuñas traseras se superponga en el terreno sobre la marcada por sus patas delanteras. Por otro lado, las hembras grandes marcan muy parecido, aunque también su pisada trasera en el terreno se sitúa sobre la huella delantera, dándose la diferencia de que la hembra tiene tendencia a marcar hacia dentro, mientras que el macho lo hace hacia fuera como consecuencia de su volumen, siendo las guardas o cascabillos los que, cuando se tiene mucho hábito leyendo el terreno, dirimen mejor el sexo del ejemplar no visto. Cuando comprobemos que unas huellas se caracterizan por mostrarnos una uña en curvatura más larga que la otra, indefectiblemente estaremos evidenciando que su autor es un macho y además de gran porte, aunque luego podrá o no tener unas defensas acordes a su porte.
En las esperas todo es posible

El jabalí muy pocas veces tiene un comportamiento predecible, aunque también, en muchas ocasiones, es el nocturno cazador el que, con su mal proceder, termina haciendo sabio a un animal montuno. En la noche todo animal tendrá un comportamiento habitual, aunque luego, según su edad e instinto, su actuación difiera de la del resto de ejemplares. En cuestiones jabalineras nocturnas todo es posible, tanto aguardando en cebaderos y bañas como en lugares querenciosos o de paso obligado, pero siempre será más fácil tener una idea mejor sobre el ejemplar que visita el aguardo al tratarse de cebaderos y bañiles, pues los rastros son más repetidos y constantes, lo que facilita su estudio. Por el contrario, esperar en pasos tiene el aliciente de no tener mucha certeza de lo que entra y cuándo lo hace. De manera que es precisamente esta incertidumbre la que más nos engancha y predispone para analizar, en el menor tiempo posible, si debemos disparar al ejemplar que, casi siempre, nos entra franco y sin resabios. En estas condiciones los prismáticos son de gran importancia, ya que es gracias a la mucha utilización nocturna de éstos cuando te das cuenta de que analizar perfiles de animales, a pesar de ser una tarea difícil, es más cuestión de hábito y conocimiento del comportamiento de la especie que de cualquier otra cosa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

El lugar ideal para realizar aguardos
Si pretendemos realizar aguardos en el presente mes, lo habitual será esperar en aquellos lugares donde, por la abundancia de huellas de ida y de vuelta, se compruebe que, aunque de paso, el jabalí frecuenta el escenario por sus idas y venidas, siendo conscientes de que si esperamos tanto en los lugares donde entendemos que saldrán del monte como también en los lugares donde se ceban, tendremos no muchas posibilidades. De este modo, finalmente caeremos en la cuenta de que al no estar muy fijos o picados en su alimento, es preferible situarse en la noche en los campos arados, donde la cantidad de huellas señalan pasos de muchas noches, para así tener más opciones de lance. Además, si aguardamos en lugares distantes del monte o masa forestal, será más difícil abatir una hembra gestante, pues son poco adictas en estas fechas a recorrer en solitario distancias lejanas al monte. Establecer aguardos en cebaderos, dada la mucha humedad del terreno en estas fechas, conlleva que nuestros rastros permanezcan más tiempo sobre el suelo, de manera que al jabalí le será más fácil sacarnos los rastros en nuestras entradas y salidas del lugar de aguardo, resabiándose así más fácil y rápidamente.

¡Cuidado con las hembras!
El protagonista de todo aguardo, en este mes como en otros, es el ejemplar que anda solo, y puede pasar que se trate tanto de una hembra preñada, de una machorra, como de un guarro macho, siendo el comportamiento de cada uno algo distinto y más puesto de manifiesto en lugares de cebadero, al compartir los mismos tiempos con otros congéneres. La machorra suele entrar denotándose y dando vuelta al cebadero, mientras que el macho realiza su entrada administrando paradas y silencios, sin importar el tiempo que duren las mismas. Esto es algo que la machorra no hace, y deja ver su impaciencia por dar cuenta del alimento. Si nuestro cebadero está muy concurrido suele pasar que, cuando se presenta la solitaria machorra, ésta se ve obligada a utilizar el golpe de su jeta para expulsar a los que se le anticiparon en el restaurante, mientras que el macho tan sólo con resoplar provoca en los intrusos la estampida general.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Conclusiones
Cómo se mueve un animal y otro dice mucho de su sexo pero, además, debemos fijarnos en cómo es la configuración del conjunto de su cabeza. Las hembras presentan una jeta y frente continuadas, de modo que, al no tener ángulo, su trompa es todo un conjunto. En el macho el perfil de su cabeza manifiesta un ángulo donde, por un lado, su frente tiene más verticalidad ascendente, fusionando su boina hacia las crines, mientras que, por otro lado, su perfil denota un morrillo o leve elevación a la altura de las amoladeras. Además, en el perfil de las hembras la grupa es más redondeada, mientras que en el macho se manifiesta un punto de inflexión al final de la columna que, sin ser joroba, deja ver el inicio de una caída más recta de los cuartos traseros hacia el arranque de su cola.

Extraído de:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
Cazar no es matar
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

visor inapropiado

Mensaje  TEORICO el Miér Mar 30, 2011 3:29 pm

El visor del Blaser de la ultima foto no es elmas apropiado para una espèra nocturna.
avatar
TEORICO
MIEMBRO DE HONOR
MIEMBRO DE HONOR

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.