¿Qué aportamos nosotros a nuestros perros?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué aportamos nosotros a nuestros perros?

Mensaje  Admin el Jue Abr 01, 2010 11:11 pm

En mi opinión lo que le aportamos a nuestros perros es "el buen hacer cazador" en el monte; es decir, nuestra experiencia.

En Galicia, Asturias y Cantabria el jabalí se ha cazado, se caza y se cazará siempre en rastro -bien sea atraillando o en suelta sobre rastro-. Si bien es cierto y quiero remarcar esto, que hay determinadas zonas muy cochineras, muy grandes, casi inaccesibles y poco cazadas o en las que siempre hay gran densidad de cochinos y ausencia o bajas densidades de otros ungulados en las que se realiza más de una suelta sin rastro "atacando" el monte al choque o de otro modo, pero reconozco que esta no es la forma tradicional ni idónea ni típica ni clásica de cazar el jabalí en dichas regiones.

Dependiendo de la modalidad, zona, tiempo y habilidad de la que dispongamos, el perro se enseñará de un u otro modo. Desde luego, para mi, en la caza, y después de haber monteado algo, la mayor satisfacción es la de contemplar una buena faena de ese perro que "va aprendiendo" o aquel que, ya hecho, llega tras un largo, trabajado y extenuante acoso a la res muerta.

Me acuerdo de Pancho, un sabueso español muy bien enseñado por Don Lisandro Bode -gran cazador y del que siempre se puede aprender algo, en esto de la caza del jabalí- que, tras un fenomenal acercamiento muy, pero que muy laborioso y tras un acoso de los de agárrate (desde las 10 de la mañana a casi el oscurecer de un mes de Diciembre en "Os Montes da Piteira" hace ya unos 17 o 18 años) llegó, por fin, ante una hermosa y gran jabalina que había abatido Abel Campos en "Campelo". El perro solía morder bien y con saña, pero tan exhausto llegó que se tumbó -ni siquiera hizo la cama- junto al jabalí y fue la única vez que le vi hacer esto a dicho sagües (me refiero a lo de no morder, porque esa era su costumbre).

También me acuerdo del fenomenal Zar, un cruce de sabueso y propiedad de Antonio Pacios padre (DEP), que tras ponerlo sobre las huellas de un gran solitario (ya vistas de mañana y sobre las que se acordó no soltar por haber localizado rastro de una gran manada), nada más y nada menos que a las 5 de la tarde en una pista forestal y "hocico en tierra"- desde luego que fue una temeridad soltar a esa hora en pleno Invierno y sobre el rastro de un gran macho-, resolvió un fenomenal acercamiento sobre un rastro de esos que son "casi imposibles", llevó una buena panadera en el encame (hubo que quitarlo en brazos, pero sobrevivió) y logramos hacernos con el colosal guarro, no sin antes que el montero gastase más de una caja de cartuchos de munición para que el macareno abandonara su encame en un impenetrable zarzal. Claro que de esto hace ya muchos años, pero son este tipo de faenas únicas e irrepetibles las que determinan una de las mayores satisfaciones que te aportan tus fieles compañeros de fatigas cinegéticas.

De todos modos, ahora se ve mucho perro, pero pocos perros de estas características y me refiero a mi Provincia, que es la que mejor conozco. Perros que, sin duda habían sido muy bien enseñados.

Un cordial saludo.

Admin.

Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 74

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.