estos si saben lo que hacen

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

caza na idade media

Mensaje  TEORICO el Lun Dic 13, 2010 7:38 pm

Todas as alusions sobre a caza versan sempre denobles e reises, namontería e non digamos na cetrería, na que os señores prohibían sacar falcons e ovos dos seis feudos.
Ei mirar nos museos do dereito pero estou seguro de que o atoparei, e memoria dos castigos que inflixían tamén.
" En efecto, aunque fueron los reyes, los señores, los cortesanos y los hidalgos, o sea los individuos pertenecientes a las clases más elevadas, los que de forma continuada practicaron la actividad venatoria y cetrera, eso no significa que sólo ellos intervinieran en las batidas de caza, porque para esos menesteres era indispensable contar con la participación de otros "monteros" o "cetreros" de más baja condición social, y, sobre todo, con la ayuda de los perros y las propias aves cazadoras. Es evidente que esa actividad deportiva exteriorizaba de forma clara la pertenencia al estrato social más alto: en aquella época era impensable, por lo costoso del mantenimiento de hombres y animales, que otros individuos de clases sociales inferiores pudieran practicarla, al menos así lo expone Alfonso X:"

"Mañoso debe ser el rey et sabidor de otras cosas que se tornan en sabor et en alegría para poder mejor sofrir los grandes trabajos et pesares quando los hobiere, segunt deximos en la ley ante desta. Et para esto una de las cosas que fallaron los antiguos que mas tiene pro es la caza, de qual manera quier que sea: ca ella ayuda mucho a menguar los pensamientos et la saña, lo que es mas menester a rey que a otro home; et sin todo aquesto da salud, ca el trabajo que en ella toma, si es con mesura, face comer et dormir bien, que es la mayor parte de la vida del home; et el placer que en ella recibe et otrosi grant alegría como apoderarse de las aves et de las bestias bravas, et facerles que le obedezcan et le sirvan, aduciendol las otras a su mano. Et por ende los antiguos tovieron que conviene mucho esto a los reyes mas que a los otros homes, et esto por tres razones: la primera por alongar su vida et su salud, et acrescentar su entendimiento, et redrar de sí los cuidados et los pesares, que son cosas que embargan muy mucho al seso (...)



"Tras la conversión de la montería y la cetrería en una de las principales actividades recreativas de las clases nobiliarias, su práctica se hizo más complicada y la organización más compleja, lo que originó, por una parte, que en la primera mitad del siglo XIII se legislara sobre ella, regulándose mediante disposiciones y leyes los derechos y deberes de cada uno de los sujetos que de algún modo podían intervenir en ese ejercicio, al tiempo que se ordenaba la forma y lugares reservados a tal fin. Un buen ejemplo de ello lo encontramos en el Fuero de Soria[33]:"

"Sj algunos venadores o caçadores, quier sean cavalleros, quier otros omnes, osso o ciervo o otro venado o otra cosa que sea de caça levantaren, otro ninguno, quier sea caçador o venador, quier no, non lo tome, mientre aquellos que lo levantaron fueren en pos del. Mas sj el venado o la caça fuere qujta dellos fuere en su saluo, maguer sea ferjdo, cualquier que lo matare esse lo pueda auer[34]"

y también en el Ordenamiento otorgado al Consejo de Burgos, en el que se establecen severísimas penas para el individuo que no lo respete:

"Otrossi mando en razon delos açores, que non tomen lo[s] hueuos alos açores, nin alos Gauilanes, nin alos falcones. Et que non saquen nin tomen açor nin Gauilan del nido fata que sea de dos negras (...) Et que nenguno non sea osado de sacar açor nin falcon nin Gauilan de mios regnos si non fuere con mio mandado. Et el que sacare qual aue quiere destas delos Regnos, que peche el aue doblado, et peche demas en coto por cada aue .C. morabetinos. Et el que tomare açor o falcon o Gauilan, o hueuos contra este mio coto sobredicho, quel corten la mano diestra. Et si otra uegada gelo fallaren quel enforquen. Et si non ouiere el coto sobredicho, que yaga en mi prision quanto fuere mi merçet".

Por su parte, Alfonso X en la Partida III, Título XVIII, incluye dos leyes sobre este particular: la número 17, en la que se trata de "como el home gana el señorío de las bestias salvajes e de los pescados luego los prende", y la 21, de "Cuyo deve ser el venado que va ferido e viene otro e préndelo".

Posteriormente, en el Libro de la Montería (1350), se "fabla del Ordenamiento del Fuero de la libertad de los derechos que deuen auer los monteros", al tiempo que se precisan las formas de correr el monte:

"es en dos maneras: la pri-/mera es de vn señor, o vn cauallero,/ o vn escudero que corre monte con su con-/paña et es él el mayoral del mon-/te; la segunda manera es de dos o/ tres escuderos, que se ayuntan en/ vno et correr monte a compañja (...)."

Es evidente que en este caso se trata de un fuero particular, específico para la práctica del mester del monte:

"Otrosi, quan-/do acaesçiere que dos monteros fue-/ren a vn venado para lo ferir et el/ vno d'ellos fuyese non queriendo ayu-/dar al otro su conpañero, que si le fue-/re prouado por otro alguno que lo/ fizo asi, que non aya ningunt derecho/ del venado. Et de mas, que non se a-/siente por vn mes a comer con los/ otros monteros en cuya conpaña/ andodiere[35]."

En el s. XV será Juan II quien regule el número de monteros dependientes de la Corona:

"Aunque en tienpo de los Condes de Castilla, y de los Reyes que en ella sucedieron, hubo grande número de Monteros del servicio de la Casa Real, no hallamos ley particular que dellos haga memoria despues deste libro [el de la Montería de Alfonso XI], hasta el tiempo del rey Don Juan el Segundo, el cual, á pedimiento del reino, estableció ley de número dellos, que dice así:

<<Ordenamos y mandamos, que para nuestros deportes y ejercicios de montería haya doscientos y seis monteros, que sean hombres espertos, acostumbrados en el oficio suficientes, y non sean de los que tratan oficios de sastres, zapateros, nin mercaderes, nin otros semejantes, nin sean labradores, y sean puestos y tomados en las tierras donde Nos acostumbramos usar monte>>[36]."

además de ordenar las "franquezas y libertades de los Monteros":

"Las preeminencias y franquezas de que gozan en Castilla los monteros del Rey, como consta por las leyes del Reino, que sobre esto disponen , son todas aquellas de que gozan en España los fijosdalgo, y asimismo, que por todo el Reino, por doquiera que pasaren con sus lebreles, puedan correr y visitar todos los montes, sin que nadie les ponga impedimento, y los corregidores de las ciudades, villas y lugares por donde pasaren, estén obligados á darles aposento, sin les llevar por ello cosa alguna, y bastimentos á precios justos y moderados, y les sea hecho buen tratamiento, como á criados de la Casa Real[37]".





Puede decirse que, de forma general, en la Edad Media, el derecho sobre la caza combinaba cuatro series de argumentos: la primera relativa al derecho público (prerrogativas del estado en las que se determinaban los derechos y obligaciones generales); la segunda correspondía al derecho privado (propiedad del suelo, animales, etc.); la tercera se introduce con las reglas feudales (bando señorial, etc.), y la última competía al derecho consuetudinario, por cuanto se mantienen las prerrogativas de algunas comunidades orgánicas, como eran los derechos adquiridos mediante fueros, etc.[38].

avatar
TEORICO
MIEMBRO DE HONOR
MIEMBRO DE HONOR

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Volver arriba Ir abajo

"A caza do pobo" 1º.

Mensaje  TEORICO el Lun Dic 13, 2010 7:54 pm

En ciertos países, el cazador era autorizado a matar un ciervo para recompensarle por haber matado un lobo. Podemos imaginarnos lo muy apreciada que era esta recompensa, si tenemos en cuenta lo que representaba un cérvido, exclusivamente reservado para la nobleza. Paralelamente, este ejemplo demuestra la importancia de los daños que debían de producir los depredadores para que los propietarios se decidiesen a recompensar de esta suerte a los cazadores.

Al final de la guerra de los Treinta Años, los lobos eran muy numerosos en una gran parte de la Europa central. Desde 1638 hasta 1663 fueron abatidos mil setecientos setenta y cinco lobos en el ducado de Wurtemberg, y cinco mil noventa y tres en Sajonia. Durante el mismo período se mataron doscientos treinta y cinco y trescientos cincuenta linces, respectivamente en estos dos ducados. Estas cifras se refieren únicamente a cacerías organizadas y, por consiguiente, no están incluidos en ellas los depredadores muertos por cazadores aislados. Desde 1820, los linces desaparecieron casi totalmente de Alemania y de Prusia oriental, y los lobos quedaron reducidos a una cantidad insignificante. Desde siempre, el territorio germánico fue una magnífica reserva de caza.

Desde el siglo XV hasta el XVIII, los señores alemanes no sólo prohibían a los campesinos matar a los animales salvajes, sino que fomentaban el desarrollo de la fauna, sin preocuparse de las consecuencias, a menudo desastrosas, de esta proliferación, para los cultivos y la ganadería. La abundancia de caza llegó a ser tal en ciertas regiones que dio lugar a agitaciones como el levantamiento de los campesinos. En 1674, los habitantes de Treisa (Darmstadt) tuvieron que emigrar por no poder cultivar el suelo, ya que los animales devastaban sus campos. Si los cultivadores tenían derecho a alejarlos de sus tierras, no podían cazarlos, ni siquiera impedir su acercamiento con una valla de piedras. La posesión de armas de fuego les estuvo prohibida hasta 1750, y ningún animal podía ser abatido en un campo cultivado; la restricción de las armas era también aconsejada por el miedo de los señores a que se volviesen contra ellos.

En la Edad Media, los campesinos no tenían derecho a indemnización por los perjuicios causados por la caza, y sólo en el año 1500, aproximadamente, tomaron ciertos señores alemanes la iniciativa de indemnizar a sus vasallos, antes que permitirles matar unos animales que habrían podido cazar ellos mismos.

Fue más o menos en esta época cuando la nobleza resolvió, tanto en Francia como en Alemania, hacer participar a los campesinos en las cacerías, confiándoles la tarea de ojear la caza. Se organizaban periódicamente grandes batidas, a las que se invitaba a la población rural, sin preocuparse de los trabajos de la siega o de la recolección, frecuentemente abandonados para dar satisfacción a los deseos de los propietarios. Podeos imaginar cómo terminarían aquellos campos abandonados, a menudo pisoteados o asolados por la caza, y hollados por las herraduras se los caballos.

Sin embargo, no faltó quien se indignase ante tal estado de cosas; entre otros, Otto de Malsburg: “No puedo callar el hecho de que, por un zorro o una liebre, centenares de hombres corran durante todo el día sobre la fría nieve, que sean obligados a trabajar continuamente durante cuatro o seis semanas y que, después, tengan que ocupar el puesto de los perros; el espectáculo de unos viejos o unos jóvenes cuyos miembros se hielan por prestar este servicio haría llorar a las piedras.”
avatar
TEORICO
MIEMBRO DE HONOR
MIEMBRO DE HONOR

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Durante MIL ANOS na Península Ibérica, a caza foi propiedade da nobreza, non res nullius, e accesible a calquiera cidadán. De social, nada!

Mensaje  Admin el Lun Dic 13, 2010 7:55 pm

Non teño moito tempo pra respostar agora. Interesante debate David, que agora está entrando en custións históricas. Co que me gusta a min a historia!!!

David, non podes comparar períodos diferentes como a Idade Media e a Guerra de Independencia (século XIX!!!!). Cada período deberíase de analizar con detemento e, dentro da Idade Media, habería que analizar dende o século V ata o XV.

Tan só un dato, dis que non había leis que limitasen a caza ó pobo. Pois eu menciónoche unha así de pasada:
Durante toda a Idade Media (MIL ANOS) os cervos, corzos, xabaríns e osos eran patrimonio exclusivo da nobreza en toda a Península Ibérica, non estando permitida ó pobo a súa caza, o que non quere dicir que non participasen na caza coma batedores ou axudantes dos que abatían as reses, propiedade, como digo da nobreza. O que sí se lle permitía era a caza menor -moi escasa na meirande parte da Idade Media- e en determinadas zonas de montaña, os rebecos. Se che parece pouco...

Home, tería que buscar na web concretamente os documentos históricos que así o atestiguan.

_________________
Cazar no es matar
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

"A caza do pobo" 2º.

Mensaje  TEORICO el Lun Dic 13, 2010 7:58 pm

Las obligaciones y gabelas que los príncipes imponían a sus súbditos, particularmente en Rusia, Alemania y Francia, se hicieron cada vez más gravosas entre 1600 y 1700, pues la ambición de los nobles crecía sin conocer límites. Así, como se ha dicho anteriormente, los sastres tenían que confeccionar los tajes del personal al servicio de los señores locales, y remendarlos si sufrían desgarrones en el curso de las cacerías. Si tenemos en cuenta que en ciertas batidas, participaban centenares de personas, podemos imaginarnos la importancia de los trabajos que había de realizar un pequeño número de operarios. Estos habrían podido vivir muy bien de su trabajo, si los príncipes se hubiesen avenido a pagarles, cosa que, desde luego, no hacían jamás. Los judíos debían suministrar los penachos de los sombreros de los cazadores, así como los plumeros de colores que se sujetaban a las cuerdas de los recintos para espantar a las piezas. Los campesinos debían cuidar, sin esperanza de compensación o de indemnización, los centenares de perros del príncipe, y, si uno de estos animales era destripado en el curso de una caza del jabalí, era sustituido por un perro de pastor, sin más requisito.

Los Papas, los obispos y los clérigos no se mantuvieron al margen de estas cacerías, dando lugar a que en ciertos Concilios, a partir de 1500, se tomasen medidas encaminadas a prohibir a los eclesiásticos su participación en estas reuniones que exasperaban al pueblo. Sin duda, los campesinos aborrecían las obligaciones que les eran impuestas; pero la afición, profundamente arraigada en el corazón y en a mente del hombre, a perseguir y capturar la caza, continuó incluso en esta pobre gente, que limitaba sus hazañas a plantar una trampa aquí y allá, a expediciones nocturnas y secretas, y a las aventuras propias de los cazadores furtivos, todo ello con el miedo constante de ser sorprendidos y ferozmente castigados.

En Inglaterra, los normandos ahorcaron a centenares de cazadores furtivos por haber matado un solo animal; pero, a pesar de estas medidas, la isla entera se convirtió en un hervidero de hombres de esta clase, que, por la fuerza de las cosas, pasaron a ser bandidos para transformarse después en rebeldes.

Durante la primera mitad de la Edad Media, no había pasión por la caza, que, para la mayor parte de la población, no era más que una manera de buscar comida. El ardor de este ejercicio estaba reservado a los reyes, a los príncipes, a los barones y a los caballeros, que recorrían el campo en busca de una presa y organizan, al terminar la caza, festines pantagruélicos a los que era invitada toda la nobleza local.
¿Qué decir de los chocantes y humillantes castigos que se imponían a los cazadores furtivos y a los ladrones de halcones y de perros? Una ley borgoñona decretaba que el hombre convicto de robar un perro tenía que aparearse con la bestia en presencia de una asamblea convocada para presenciar el degradante espectáculo.

En Alemania, la muerte de un perro por descuido traía consigo que el responsable fuese puesto en la picota durante tres días, en la plaza pública. Cierto que esto ocurría en una época en que los castigos eran, en todos los campos, desproporcionados a las faltas cometidas, y no exclusivos del mundo de la caza.

En la Edad Media, la caza era una manifestación de magnificencia. Se formaban cortejos delante de los castillos o de los pabellones adornados con sedas multicolores, de donde partían los cazadores, montados en sus corceles, hacia los lugares de sus hazañas cinegéticas. Los caballeros vestían trajes preciosos de terciopelo y de brocado, e incluso los caballos llevaban gualdrapas de cuero y de tejidos de colores, dando al conjunto un aire de festividad brillante. Los perros y sus guardianes acompañaban a los cazadores, y servidores que tocaban trompas y cuernos cerraban el cortejo, seguidos de los encargados de rematar las piezas, armados de mazas, dagas y cuerdas.


Última edición por TEORICO el Lun Dic 13, 2010 8:02 pm, editado 1 vez
avatar
TEORICO
MIEMBRO DE HONOR
MIEMBRO DE HONOR

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Centrémonos na Península Ibérica por favor.

Mensaje  Admin el Lun Dic 13, 2010 8:00 pm

Teórico, centremos o debate na Idade Media Española, non a doutras rexións europeas e na Guerra de Independencia. E por favor, indicade sempre os links ou fontes das que vos servides pra argumentar -inda que sexan revistas-.

_________________
Cazar no es matar
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

Re: estos si saben lo que hacen

Mensaje  David el Lun Dic 13, 2010 9:01 pm

Se existían esas leis, Admin, non se respetaban. Pero se existían estaría ben saber delas, eu dubido da súa existencia. Non recordo as citas, pero estudiosos deste tema en diferentes traballos explican que o caso de Castela e Portugal foi diferente de moitos outros reinos de Europa Occidental no tocante á reserva da caza para a nobleza.

Xa puxen unha cita que explica que no norte MONTEABAN "gentes comunes" na Baixa Idade Media. Isto díxoo un monteiro coetáneo daquel tempo, especificando os lugares onde ocorría esto en contraposición a outros lugares onde monteaban principalmente grandes señores.

Outra cita no mesmo sentido é a seguinte, do "Tratado de la Montería" (sXV), o autor cazaba en terreos que estaban baixo a xurisdicción das órdenes militares.
"(...) Traté, siempre mucho más aquella (forma de montería) en la que se requiere mayor sabiduría y caudal y se obtiene más placer, que es sobre concierto (a traílla), las otras como he dicho, aquí van, a ventura, como hecho de almogavería, y han lugar de usar de ellas monteros de poco caudal, algunos de los cuales las siguen más por el provecho que por el placer (...)" é dicir, xente sen recursos que cazaba pola carne.

"(...) cuando yo comencé este oficio era de tan tierna edad que me lo podían impedir con castigos y así muchas veces lo hacían, (...) y como yo no tenía caudal para montear de otra manera, ni poder apremiar gente, ni hacerles ir, salvo aquellos mancebos y mozos de mi edad que eran inclinados a ello, por entonces seguí estas maneras que he dicho, la del correcán, y la de la noche (...)"

É dicir, temos outras dúas evidencias máis de que no s. XV de caza reservada para a nobleza nada de nada, nin maior nin menor. Pero é que se imos á obra "Origen y Dignidad de la Caça" (s.XVII), as citas deste estilo multiplícanse.

Eu penso que a caza na península (alomenos na parte central e occidental) non era privativa da nobleza, nin a maior nin a menor, e ás probas coetáneas me remito.

Teórico, todas esas citas que pos de leis peninsulares son leis de caza (a quen corresponde a peza morta, quen rouba cans, etc...) pero non especifican absolutamente nada acerca de se a caza era privativa da nobleza de xeito xeralizado.

Saúdos.

David

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 08/10/2010

Volver arriba Ir abajo

O Poder das Xerarquias galegas

Mensaje  TEORICO el Lun Dic 13, 2010 10:00 pm

Ven saindo o que dixen ao principio, que cazaban de furtivos.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
No link anterior horrorizaraste de ver o poder dos clerigos e dos Señores na Galiza da baixa idade Media.
Hasta o Codigo das sete partidas habia un caos xuridico que tiña a sua vixencia nos Foros Municipais, privilexios nobiliarios etc etc.
Imaxina a forma de impartir xuticia estas "autoridades",
Os que si se aproveitaban eran o bispos e clerigos que perdoaban si se redimian as penas con doacion de terras e bens.
Ademais, nas miñas citas vese que había unha gran fenda social entre os nobles e os campesinos.nelas dicse que ¿de donde iban sacar cuartos para manter cans e falcons?, si non tiñan nin para comer.
E disetamen que "si un CAVALEIRO...PERSEGUE UN VENADO..." CAVALEIRO" non e xente do pobo.
avatar
TEORICO
MIEMBRO DE HONOR
MIEMBRO DE HONOR

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Volver arriba Ir abajo

A caza maior era un privilexio exclusivo da nobreza axustado a dereito feudal

Mensaje  Admin el Mar Dic 14, 2010 12:33 pm

David, non tive moito tempo pra documentarme adecuadamente sobre este tema e o caso específico do territorio da actual Portugal o descoñezo, pero o que non se pode dubidar e que a caza maior na meirande parte da idade Media era practicada polos Monteiros. Os Monteiros chegou a ser, nalgúns períodos da Idade media un título da nobreza, habendo, incluso Monteiros Reais.
Se existían esas leis, Admin, non se respetaban. Pero se existían estaría ben saber delas, eu dubido da súa existencia. Non recordo as citas, pero estudiosos deste tema en diferentes traballos explican que o caso de Castela e Portugal foi diferente de moitos outros reinos de Europa Occidental???¿¿¿?? no tocante á reserva da caza para a nobleza.
¿Da Europa Oriental dirás, non? E desa Europa máis Oriental coido que Teórico expuso a realidade máis que palpable sobre os castigos que recibían aqueles que collían cazando animais, non só os que roubaban, senón os que cazaban. Podes volver a ler os posts de Teórico anteriores que van nesa liña.

Vou centrarme no territorio da actual España, que é o obxecto de debate:
David, efectivamente, o dereito da caza era un privilexio da nobreza, pero convén que analicemo-la Idade Media por partes. Algunhas das obras que citas, non dan en absoluto unha visión xeral da caza da época porque se basean en moitas ocasións en testemuñas persoais , e están consideradas coma visións moi parciais - e dino autores coma Ortega ou Trigo de Yarto-; que non nos falan en absoluto do dereito da caza e da realidade social da época neste aspecto . A caza na dilatada época que durou a Reconquista era necesaria para manter, asimesmo, as suficientes cualidades físicas e de sustento na guerra contra os musulmáns. As persoas con menos recursos víronse privadas do dereito a cazar, polo que ante a fame, dureza da vida e ante a desigualdade dos privilexos da nobreza, optaron por furtivear . Foi unha época na que había moi pouca caza por mor da guerra. É por elo que o furtivismo era severamente penado, coma Teórico nos conta citando no primerio dos post largo que me parece moi interesante, e leis coma as promulgadas polo Fuero de Soria que se extenderon literalmente ó Fuero Real:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Ou o "Consejo de Burgos", moi restrictivo e severo. Estas leis afectaban directamente á caza, non somentes os delitos comúns. Pero non podemos comparar ese dereito feudal co que se asenta o actual estado de dereito ¿entendes? Sería ilóxico.
No mesmo Libro da Montería do Século XIV se fala de modo explícito no ámbito do dereito feudal e a quen pode montear de "es en dos maneras: la pri-/mera es de vn señor, o vn cauallero,/ o vn escudero que corre monte con su con-/paña et es él el mayoral del mon-/te; la segunda manera es de dos o/ tres escuderos, que se ayuntan en/ vno et correr monte a compaña”. Condicións e limitacións para montear na que queda de manifesto que os Señores son os que disfrutan do dereito, puidendo ser acompañados polos escuderos, pero xamáis dos vasallos ou servos e campesiños ou tamén chamados villanos coma co-actores que disfrutaban do dereito e privilexio, senón, a lo sumo, en funcións de servidume, inda que niste caso, nin as cita..


Xa puxen unha cita que explica que no norte MONTEABAN "gentes comunes" na Baixa Idade Media. Isto díxoo un monteiro coetáneo daquel tempo, especificando os lugares onde ocorría esto en contraposición a outros lugares onde monteaban principalmente grandes señores.


NO mesmo século XIII, Inocencio IV autorizaba a sectores sociais tan importantes coma os mesmos clérigos a cazar e pescar en determinados lugares, chegando a expedir, incluso, as chamadas licenzas mestrais para que puideran ter aves de Cetrería (imaxínate ó resto da poboación: servos, vasallos e villanos). Un aspecto, por certo, prohibido pola tradición dos templarios.


Outra cita no mesmo sentido é a seguinte, do "Tratado de la Montería" (sXV), o autor cazaba en terreos que estaban baixo a xurisdicción das órdenes militares.

É dicir, temos outras dúas evidencias máis de que no s. XV de caza reservada para a nobleza nada de nada, nin maior nin menor.
Bueno hai citas que máis abaixo che indico que desminten esta afirmación.
Tes que ter en conta que no Século XV o Reino de Castela ocupaba o 80 % do actual territorio nacional (incluíndo a actual Galiza e o País Vasco, menos o Reino de Navarra e a Coroa de Aragón (que ocupaba a actual Cataluña e Aragón aprox.) e xustamente nesa época dictáronse as chamadas “Leis do reino” como a que citaba Teórico que, no tocante a caza era tremendamente explícita. Témo-lo exemplo tamén de Juan II quen delimitou así as condicións dos monteiros que dependían da realeza, unha condición na que se comproba a adhesión da caza maior cos altos estamentos sociais, cito:
<<Ordenamos y mandamos, que para nuestros deportes y ejercicios de montería haya doscientos y seis monteros, que sean hombres expertos, acostumbrados en el oficio suficientes, y no sean de los que tratan oficios de sastres, zapateros, nin mercaderes, nin otros semejantes, nin sean labradores, y sean puestos y tomados en las tierras donde Nos acostumbramos usar monte>> [Pódese ver ó respecto un interesante documento en formato pdf tecleando en google " LA FUNCIONALIDAD POLÍTICA DE LA NOBLEZA CASTELLANA: EL OFICIO DE MONTERO" ]

Unha clara restricción e cortapisa en forma de LEI (Lei do reino, repito) para a práctica da caza coma unha actividade de libre exercicio e cercana ó pobo, sendo considerada coma un privilexio e dereito feudal. Ise Documento de máis de 30 páxinas contén abundante documentación neste sentido.

David, no prólogo de Ortega y Gasset da obra “ Veinte años de Caza Mayor” do Conde de Yebes, faise unha clara referencia á orde por parte de Juan II de Trastámara a mediados do século XIV, que consistía en cerca-la toledana dehesa de Requena para cazar xabaríns . Foron miles de persoas –xente do pobo entre iles en clara labor de servidume e obediencia- as que se adicaron a esa labor durante varios días. E isto danos unha visión do alcance e poderío tanto da nobreza coma dos cabaleiros da realeza que obtiñan da caza unha doble contraprestación: o disfrute dun privilexio exclusivo axustado a dereito feudal e conservar esa posición de dominio no exercicio do mesmo mantendo a sua tradicionalidade . Pero este dereito abranguía obligacións, delimitaba as propiedades dos terreos e dos animais cazables e os utilizados para cazar, e fomentaba a aparición da publicación de Regras Feudais ou Bandos podían emitirse puntualmente para modificar –según as zonas ou circunstancias- normativas moi puntuais [hai un bo estudio que se pode consultar ó efecto de Isabel Montoya, da Universidade de Granada que incide nas características do dereito da caza feudal].

Pero é que se imos á obra "Origen y Dignidad de la Caça" (s.XVII), as citas deste estilo multiplícanse.

David, o século XVII pertence á idade ou ós chamado Séculos de Ouro, xa non estamos a falar da Idade Media, senón case que douscentos anos máis tarde e na que se constata un incremento da caza en xeral . Este tema requeriría doutro debate porque é a época de máis esplendor da Península Ibérica en case que tódolos ámbitos ca chegada da Casa dos Habsburgo, perfeccionándose moitísmo as técnicas da caza que sufriría unha gran transformación no en tódolos ámbitos.


Respecto á pertenza exclusiva dos cérvidos por parte da nobreza, non tiven tempo de buscar fontes axeitadas, pero basta con estudia-la estructura dos estamentos socias do feudalismo, así coma dos Séculos XIV e XV, pra darse conta de que a caza non ía ser allea as diferenzas e privilexios dunhas crases sobre as outras. Cítase claramente no prólogo da obra de Alonso Martínez de Espinar, que é considerada como a mellor obra histórica da literatura contemporánea cinexética publicada no Século de Ouro, concretamente na páxina once e no segundo párrafo. Cito textualmente:
(…) Durante los mil años que duró el Medievo, no debió abundar mucho la fauna, a pesar de que los cérvidos eran patrimonio exclusivo de la nobleza en todo nuestro territorio, así como los osos y jabalíes en casi toda la Península (…)


Saúdos.

_________________
Cazar no es matar
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

LEIS DE cAZA

Mensaje  TEORICO el Mar Dic 14, 2010 2:19 pm

HouboLei de caza:
"El Codigo de Monterías" promulgado en 1180 por Sancho VI de Navarra y "El Fuero de Soria"que desembocó en el " El Fuero Real".En ambos casos se consideró la caza como "fructus fundii", es decir, propiedad del dueño de la tierra",muy distante de la consideración actual de "res nullius".Emn consecuencia, cabe preguntarse: ¿De quién era la tierra?.[b]
avatar
TEORICO
MIEMBRO DE HONOR
MIEMBRO DE HONOR

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: estos si saben lo que hacen

Mensaje  David el Miér Dic 15, 2010 5:30 pm

Esqueceume remarcar que os "castigos" ós que fai referencia o texto, sacado de contexto, van no camiño de "broncas" familiares por ir cazar de noite preto de "tierra de moros". Teórico e Admin, por suposto que nalgúns casos a caza estaría restrinxida e ata moi restrinxida, pero ás probas me remito de que noutros moitos casos... as cousas non están tan claras nin moito menos, falando sempre da Península. Fíxate que o Tratado da Montería é do s.XV e di unhas cousas, mentras que o Arte de Ballestería fala doutras, pero máis de 300 anos despois e facendo referencia ó mesmo.

A propiedade da terra no Antigo Réxime é algo moi complicado e enrevesado, Teórico, coexistían moitas formas e matices de propiedade. A mesma terra podía ter diferentes propietarios respecto a diferentes usos. Todos coñecemos casos en Galicia ata non hai moito tempo nos que alguén era propietario da terra, outro propietario do fruto e outro da madeira (no caso dunha árbore), non falemos sequera do uso...

Por outra banda cada territorio tiña unha "forma feudal" diferente, e isto tería moito que ver en canto ó aproveitamento da caza. O título de escudeiro era un título de fidalguía. Fernán Pérez de Andrade "O Bó" comezou sendo un escudeiro, un noble de baixo rango. Asimesmo Monteiro e Ballesteiro tamén podían ser nombramentos "especiais", pero iso non quita que non houbera moitos monteiros e ballesteiros exercendo de tales sen falla de tal título.

A miña impresión, despois de ter lido e relido varias veces todos estes tratados de montería, é que, por unha parte, alguén adicado á montería nunca xamáis podía ser un calquera, cumpría ter un certo desafogo para poder manter cans de caza, armas, liberdade e tempo para adicarse á caza; e por outra banda, non teño observado na lectura do xeral deses tratados unha caza especialmente exclusivista, íntimamente ligada á propiedade da terra, que por exemplo en Galicia tampouco era de grandísimos latifundios, senón de herdades concretas e moi salteadas. É estrano que nestes tratados todos ninguén fale dos castigos nos que podían incorrer os furtivos e que era considerado furtivismo ou non... e que nin sequera se fala de furtivos, e sí se fala da nula honorabilidade das trampas, lazos, velenos, etc... no tocante á caza. Quizáis pasaban cousas diferentes nas terras da Igrexa, das Ordes Militares, da Nobreza, de Realengo, etc...

Saúdos.

David

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 08/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: estos si saben lo que hacen

Mensaje  TEORICO el Miér Dic 15, 2010 10:21 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Velaqui unha contemporánea partida de caza "popular"
avatar
TEORICO
MIEMBRO DE HONOR
MIEMBRO DE HONOR

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: estos si saben lo que hacen

Mensaje  Admin el Mar Ene 18, 2011 7:08 pm

Interesante vídeo, buen trabajo, aunque sea en un gran parque de entrenamiento francés, en el cual los perros pueden acosar en un entorno similar al practicado en plena temporada. Muchos sabuesos hubiesen sido rajados por ese macareno porque son más torpes para esquivar su embestida, y estoy seguro de que la gran mayoría, ni lo hubiesen movido. Como digo siempre, cada raza de perros tiene su "lado bueno" y su "lado malo". Una buena demostración de presión sin necesidad de agarre.
La prueba:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Parece que el cámara no tuvo tanta suerte como los perros.

Y ahora, una buena jauría de sabuesos en los que se ve algún Bruno y algunos Blue Gascogne. El jabalí sale a reacción.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Cada uno debe de buscar lo que más se ajuste a sus necesidades, método de caza y expectativas.

Un saludo.

_________________
Cazar no es matar
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

jeje buenos vídeos admin!!

Mensaje  JABATILLO28 el Miér Ene 19, 2011 12:36 pm

Me gustan los dos vídeos ADMIN!!......lo que más me gusta es el "característico" derrapillo cochinero de la trasera, que se mete el gorrino ( Ssegundo vídeo ), al ver al cámara a corta distancia...TÍPICO TÍPICO JAJAJAJAJA....

Anda ke no le llevamos dado sustos de esos ( y "barquinazos" también Razz Razz Very Happy Very Happy ) a los gorrinos jajajajaja

Saludos
avatar
JABATILLO28
Moderador
Moderador

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 29/03/2010
Edad : 48

Volver arriba Ir abajo

Re: estos si saben lo que hacen

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.