TECORES CON PIES DE BARRO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TECORES CON PIES DE BARRO

Mensaje  Admin el Miér Mar 31, 2010 1:51 am

TECORES CON PIES DE BARRO

Todos hemos venido estando muy calladitos y contentos con la transformación de los antiguos cotos privados de caza constituidos en Galicia a raíz de la ley estatal de 1970 y su reglamento. A poco que un jurista indague levemente en el “cómo” de dicha transformación, pronto se descubrirá que la seguridad jurídica de los actuales tecores se halla en entredicho.

La seguridad administrativa no tiene, en casi todos los casos mucha duda, ya que las disposiciones transitorias de la vigente Ley de Caza de Galicia han sido una gigantesca coladera y, al igual que casi todo el texto legal, constituye todo un ejemplo del “cómo enmendallo sin meneallo”.

De una parte, en casi todos los cotos privados existentes en el momento de la transición, la cesión de los derechos cinegéticos se hallaba caducada. Sobrepasaba los quince años y no se aportaron de nuevo. Por otra, las cesiones de derechos cinegéticos se habían realizado, casi todas a favor de un titular que dista mucho de ser las actuales sociedades de cazadores –casi todas federadas- que regentan los tecores. Estas sociedades sin ánimo de lucro, no han tenido inconveniente en vender recechos, tarjetas, etc. que, sin haber ido a parar a los bolsillos de los socios, han valido para que la aportación de estos bolsillos para mantener los presupuestos sea mucho menor o nula en algunos casos, lo cual es un lucro en toda regla.

Los cazadores nos beneficiamos económicamente de las especies que albergan los terrenos de unos propietarios que no ven un euro de dichos ingresos,. Todo ello sin que los sindicatos agrarios se hayan enterado. Todo este, llamémosle, déficit jurídico, se ve aumentado en algunos casos en que se ha incrementado la grava de los terrenos cuya cesión fuera cedida “in illo tempore” para unos vecinos cazadores que ahora resulta que se fusionan con los colindantes, siendo muchos más pies los que pisan las fincas y aprovechan su caza. Es como si Vd. amigo lector, firma la cesión del aprovechamiento de las manzanas de su finca por un plazo legal de 15 años para que Juan las coja cuando estén maduras y al cabo de más de dicho plazo es otra persona la que aprovecha aquellos frutos, y además ha autorizado a los colindantes para que también entren a cogerlos.

No entiendo de cuestiones legales, pero me parece que no es para que nos quedemos dormidos tranquilamente.

Desde el punto de vista político es un tema peliagudo. De una parte el egoísmo exclusivista de los actuales beneficiarios de los tecores se ha venido potenciando con la continuidad y pervivencia del régimen privado del aprovechamiento. Parece que todavía subyace el tribal afán territorialista en una especie que durante miles de generaciones vivió de la caza. Todavía hoy se piden firmas de cesión de derechos con el argumento “para que non veñan os de fora”. Uno se siente muy dolido cuando le llaman foráneo en la propia provincia.
¿Es defendible que, con todo este derecho por bandera, unos cazadores que nada hemos hecho para hacer posible la existencia de muchas de especies de un tecor, vetemos ferozmente, con nuestro exclusivo disfrute cinegético, a otros muchos que en unos casos contribuyen más y en otros menos al Estado del bienestar?. En una sociedad más permeable, mas intersocial y solidaria, nuestra actitud de hoy debe invitarnos, por lo menos, a la reflexión.

Si cayera una sola sentencia anulatoria a un tecor, el efecto dominó originaría una hecatombe: sin coto no hay sociedad de cazadores, sin sociedad de cazadores no hay federación, y a más de un jefe de servicio autonómico que propició la actual situación por defender la no renovación de derechos cinegéticos, se le vendría algo encima.

Este castillo de naipes heredado por el actual gobierno de la Xunta y goza de su placet, pues cuando un juez reclama los documentos de los derechos de algún coto de aquellos de los años 70, la administración dice que “se han extraviado” ¿prevaricación?...

La imagen que damos al respecto, a veces nos sonroja, máxime cuando incluso leemos recientemente que, por si fuera poco, se exige a la administración que corra con los gastos de la guardería que vigile nuestros privados feudos cinegéticos.

Hay lagunas no desarrolladas de la vigente Ley, existen algunas manifiestamente mejorables a la hora de hacer valer la ideología progresista del actual gobierno. Pueden habilitarse formulas legales que establezcan porcentajes de permisos de caza para cazadores provinciales, autonómicos nacionales, etc. o cualquier otra vía que nazca de un consenso basado criterios mas sociales y solidarios.

Todo lo anterior atañe a lo que podríamos llamar uno de los aspectos internos del actual establecimiento. A poco que nos miren con una lupa de pocos aumentos, son muchos los retoques que requiere nuestra imagen para que la sociedad, cada vez más preocupada por los temas que inciden en la naturaleza, no comience a cuestionar nuestras actuaciones en este terreno.

Otro día nos preguntaremos si podemos seguir haciendo campeón al que más zorros cace y si nos beneficia la pervivencia de la caza como competición y no como una actividad que se desarrolla dando una imagen de modernidad, acorde con una ética más sensible a una sociedad más expectante, receptiva y reivindicadora sobre este y otro tipo de actividades relacionadas con el medio ambiente natural.


NOTA: Este artículo fue escrito cuando gobernaba el antiguo bipartito en la Xunta de Galicia.

TEORICO.
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.