CAZA DE CORZO EN GANCHO: TRADICION GALEGA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CAZA DE CORZO EN GANCHO: TRADICION GALEGA

Mensaje  Admin el Miér Mar 31, 2010 1:22 am

CAZA DE CORZO EN GANCHO: TRADICION GALEGA.

Uno todavía le sigue dando vueltas al porqué de tanto articulado y extenso tratamiento que tanto la vigente Ley de Caza de Galicia como su reglamento dedican al tema de los “axotadores”, que deben ser algo así como unos señores que se dedican a dar “xotazos” al monte, digo yo, porque el sistema de ojeo en nuestra tierra no debería tener tan pormenorizado desmenuce legal y sí otras cuestiones, algunas con vacío normativo y otras promulgadas pero no desarrolladas.
Acaba de terminar el período de la caza del corzo en gancho o montería, esta última no goza apenas de aceptación y son contadas las celebradas. No así el gancho que, con profusión se ha venido celebrando en toda Galicia desde hace muchos años.
Estos ganchos, a la limón con el jabalí, hace ya tiempo que gozan de muchísima aceptación en todos los tecores, y aunque el capreolus es persona non grata para los jabalineros de pura cepa, hay muchos otros integrantes de las listas de estos ganchos que sienten con fuerza el gusanillo de ver cumplir la fugaz silueta del príncipe de las fragas por su puesto, encabezando unas fuertes ladras que a ratos se perdían para recobrarse al poco con los latigazos finos de algún podenquillo que arrancaba de nuevo la pieza, sumándosele enseguida los tenores de las rehalas norteñas con una ladra vario/polifónica, en conjunto deliciosa para el oído del cazador y que, tras haber ido “in crescendo” poco a poco, han puesto su corazón al borde del infarto.

La consiguiente catarsis colectiva se produce en el resto de cuadrilleros, tras haber escuchado por el pinganillo que la pieza ha sido abatida, rebaja la tensión vivida a la espera de que la pieza cumpliera a alguno de ellos. Estas maravillosas ladras que esas mañanas tranquilas resuenan como blasfemias que retumban en lo mas sacro del bosque, y cuyo eco lo devuelven las rocas de la ribera de enfrente en plenos cañones del Sil, o las abruptas sierras de la Galicia interior es algo que, a los que tenemos despierto el gen cinegético, nos pone la piel de gallina.

El corzo ha ido colonizando territorios y las capturas importantes ya están al orden del día en todas partes. Con todo lo que digan, soy testigo desde hace mas de treinta años en los que practico este tipo de lances, del progresivo crecimiento, ya no digamos de la densidad de la especie sino, como más importante, del incremento de la calidad de los trofeos.

Lances y mas lances de todos los gustos, tiros impresionantes, fallos garrafales, todo un recital montero incomparable y solo único en los sucesivos levantes, las carreras para volver a los perros que “se equivocaron” tras las hembras, los sofocones para subir aquel cortafuegos que parecía no tener fin, o el acceder a aquel escondido pase en el fondo del regato por el que se vacían los machos mas astutos nada mas sentir o presentir el comienzo del gancho. El corzo proporciona todo esto, algo que entendemos muy bien aquellos que amamos lo que D. Eduardo Trigo de Yarto llamaba “ la caza clamorosa”.
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 27/03/2010
Edad : 75

http://monterosribeirasacra.forosactivos.biz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.